DEICIDAS

DEICIDAS

DEICIDAS
Felipe Zapico y José Luis Pajares, fundadores de Deicidas y componentes de principio a fin de la exitosa banda.
Pop-Rock potente y con fuerte directo donde la voz de Felipe Zapico estaba presente de principio a fin de cada concierto, sin merma ni flaqueza.

16587174_10154048802881199_2778636032455758761_o
1985. Una de las primeras formaciones del grupo.
Felipe Zapico Alonso a la voz, José Luis Pajares Iglesias a la guitarra y voces, Javier Manero al bajo y José Luis Suárez González a la batería.
Foto tomada en dependencias ferroviarias. Tal vez su mas emblemática canción «Cuatreros de ganado» ya la tenían rematada o estaba en gestación en aquel preciso momento.

1925274_10151887000346199_148128280_n
¡EMBOSCADA A LOS DEICIDAS!, 1984.
Deicidas es contratado para actuar en Santa María del Páramo en 1984, pero la organización, ¡ha olvidado colocarles un escenario! …
Los muchachos agudizan su imaginación y ante la disyuntiva de suspender el concierto, optan por adaptarse a un espacio urbano con escaleras y dar su concierto como tenían previsto: las escalinatas del propio Ayuntamiento.
La imaginación al poder.
Javier Tirado a la batería, José Luis Pajares Iglesias a la guitarra y Luismi Puche al bajo.

10150767_10151896584681199_284391311_n

Tarjeta postal de promoción que la compañía DRO emitió para publicidad y reparto en sus conciertos.

1891057_10151883580041199_2006326514_n
1988. Un directo en la desaparecida Discoteca La Mandrágora de León.
En la foto, Felipe Zapico Alonso, Javier Tirado y Javi Baillo Almuzara.
No aparece en la foto, pero estaba en el escenario José Luis Pajares.

1975261_10151875640906199_44893334_n
1988. Otra foto del directo en la desaparecida Sala La Mandrágora.
Foto inédita hasta ahora (probablemente) que pongo a disposición de todos.
En la foto, Pajares con la Telecaster, Zapico a la voz, en el medio, semioculto, Javier Tirado a la batería, al fondo Javi Baillo al bajo.

1972352_10151867683956199_627790277_n
FELIPE ZAPICO ALONSO, «ZAPICO», la voz de DEICIDAS.
Foto de 1984. Aunque la foto no hable, el poderío vocal de Zapico se aprecia perfectamente.