CARLOS LAIZ DIEZ

CARLOS LAIZ DIEZ

CARLOS LAIZ DIEZ
Carlos Láiz es un pianista leonés que tuvo ocho hermanos. Él y otros cuatro fueron músicos profesionales.
La familia Láiz Díez es un caso único de entrega y dedicación a la música, de la que salieron tres pianistas (dos de ellos también acordeonistas) y dos violinistas, todos ellos con estudios y carrera musical.
La carrera profesional de Carlos Láiz daría para escribir un libro por si sola. Sus padres vivían en la Plaza del Vizconde, próxima a la muralla, en el barrio de Santa Marina. En esta pequeña plaza tan peculiar, se dio la mayor concentración de músicos ortodoxos leoneses, no conjunteros, de nuestra ciudad: sus cuatro hermanos músicos, Adolfo Gutiérrez Viejo (organista de la catedral de León), Enrique Guisuraga y Paulino Casares (violinistas), los hermanos Jesús y José Antonio Quintano Corral (acordeonista y pianista/organista respectivamente) y Jesús, el padre de ambos, también músico. Sus hermanos Jesús y Pilar Láiz fueron violinistas profesionales, miembros de la Orquesta de Cámara de León y de la Sinfónica de Bilbao.
Tras la disolución del grupo “Los Lancia” a finales de 1962 con el abandono de dos de sus componentes: Manuel Otero y Jesús Quintano, los miembros restantes Ricardo García Laborda “Caíto” al saxo, clarinete, flauta y voz, su hermano Victoriano “Tori” al bajo, trompeta, guitarra, violín y voz, se unen con Carlos Láiz, pianista, con Gerardo Cascallana y con Pedro Fernández Cubría a la guitarra eléctrica y voz para formar un nuevo conjunto: “Los 5 Reylons”.
En ese tiempo graban tres discos con el nombre de “The 5 Reylons” y se convierten en el primer conjunto músico-vocal leonés que lo hace y de modo múltiple. Pero al poco tiempo Pedro Fernández Cubría y Gerardo Cascallana abandonan el grupo por diferentes razones:
Pedro se irá a Madrid y Gerardo comenzará a trabajar de cartero, con lo cual el grupo se deshace siendo sustituido por Pedro Arias «Perico» y José Robla formando los nuevos Reylons incorporando a Pedro Arias al bajo y a José Robla a la batería en sustitución de los que se han ido.
Es el año 1964 con los hermanos Victorino y Ricardo García Laborda, y Pedro Arias, Carlos funda a continuación “Los Paladines” la nueva formación tras un período corto de ensayos inaugura una de las salas mas emblemáticas del León de la época: La Parrilla del Hotel Conde Luna en la que estarán durante unos tres o cuatro años.
“Los Paladines” actuaron en fiestas locales, sociedades y clubs de la capital, en el Club del Mar, Club Finisterre, Club Náutico de La Coruña y en otras localidades gallegas durante el período 64-65. Además, fue el primer conjunto músico-vocal que fue contratado en Bilbao en las salas Pumanieska, Arizona, Seis Estrellas y Country Club, abriendo camino a otros grupos leoneses que posteriormente actuaron en diferentes salas y clubs de aquella ciudad
Es precisamente en 1969 cuando un agente italiano que movía por Noruega a un trío donde estaba otro hermano suyo, Saturnino Láiz “Nino”, el que le ofrece a Carlos Láiz la posibilidad de trabajar allí. Como a “Los Paladines” no les gusta la idea, Carlos formó el grupo “Los Hispanos” para lo cual incorporó a Delio Rodríguez, Víctor Benito y Marcelino Riera que venía de “Los Tricolores”. Estarán seis meses actuando en Noruega, de Mayo a Octubre de 1969.
En Diciembre de 1969 Carlos aprovechó su estancia en España para casarse y regresó a finales de ese año a Noruega acompañado de su esposa y del resto de los componentes del grupo excepto Víctor Benito que se había quedado allí. Atravesaron media Europa con una pequeña furgoneta Siata, cruzando Francia, Bélgica y Alemania para llegar a Kiel en donde embarcaron en un largo viaje de 20 horas para llegar de nuevo a Oslo.
Es en este segundo viaje cuando el grupo, ya conocido por su gira anterior, se consolida y obtiene sus mejores contratos y reconocimientos en Noruega, estando dos largos años actuando sin parar en la práctica totalidad de las ciudades noruegas: Bergen, Tromso, Haugsund, Drammen, Konsberg, Tromdeim, Narvik, Kristiansand, Stavanger, Hammerfest, Alesund, Kirkenes y Oslo.
En noviembre de 1970 su esposa que le acompañaba en la gira, regresó a España en avanzado estado de gestación. En febrero del siguiente año nació su hija Olga. La familia Láiz al completo se reunió felizmente en Noruega a los pocos meses.
Carlos Láiz regresó a España a finales de 1972.
Carlos Láiz Díez ha sido un alumno distinguido de Odón Alonso y de José Castro Ovejero. Por su trayectoria, preparación musical y éxitos en España y en el extranjero, puede ser considerado sin duda alguna como una Leyenda de la Música Leonesa a quien rindo mi pequeño homenaje con parte de su intensa e interesante biografía.